La trágica muerte de Lavoisier

Antoine Lavoisier nació en Paris, Francia un 8 de mayo de 1743, es conocido en el mundo de la ciencia como el padre de la química moderna. Sus aportaciones fueron muy importantes, tal como la ley de la conservación de la masa, estudios sobre la fotosíntesis, la composición del agua, misterios químicos de la combustión, y cooperador en la creación del Sistema Métrico Decimal.

Corría en Francia el siglo XVIII, un periodo muy frío para ese país, Lavoisier era miembro de la Aristócrata Academia de Ciencias en Francia, una institución a la que todo científico de la época quería pertenecer, entre ellos Jean-Paul Marat, un científico y médico que intentó por varias vías el reconocimiento de la academia pero para su desgracia  nunca lo logró.

Para Lavoisier, el trabajo de Marat carecía de rígor científico y cuando la revolución francesa triunfó , aquél resignado científico lleno de odio y coraje no le perdonó el rechazo de la academia.

Marat aprovechó su influencia en Francia para acusar a Lavoisier de enemigo de la revolución, y con esto en el año de 1974 el padre de la química fue ejecutado de la manera más cruel, arrancándole la cabeza en la guillotina.

De ahí una frase muy famosa por el Físico y Matemático José Luis Lagrange que dice: “Les tomó un instante cortar su cabeza, pero faltarán 100 años para que se produzca una igual”.

Dejamos aquí el resumen del post hecho por los amigos de Pictoline.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *